martes, 6 de octubre de 2009

EL BAILE (PARTE 1)

- Bueno, muchachos, hay que juntar guita para refaccionar el Clú.
Así comencé la reunión de Comisión Directiva. Estábamos casi todos, menos la Mabel que atendía el ciber.
- En los bancos no nos van a dar un puto crédito, así que nos tenemos que arreglar solitos –sentencié.
Se oyeron murmullos entre los asistentes y una que otra risita. Quien pensara que estaban charlando sobre la cuestión planteada, se equivocaría. Se oían referencias a la fecha pasada del torneo local y comentarios sobradores de uno a otro, pero del problema, cero. Dejé que terminaran de cargarse, ya que yo también lo estaba gastando al Rengo porque su equipo había perdido sobre la hora. De entre las risotadas se oyó la voz del flaco Ossola:
- Yo pienso que los bancos deberían funcionar de otra forma. En lugar de ir uno, hacer la cola, esperar que los forros se dignen atenderte y encima dejarles guita, los bancos tendrían que venir al pie.
Todas las cabezas giraron hacia la otra punta de la mesa, donde el flaco seguía con su hipótesis de conflicto.
- Es asi, loco. El banco debería enviar a sus empleados para que pasen casa por casa preguntando si necesitamos algo. Que sé yo, “¿tiene algo para pagar, doña?” u “Hoy le vence el gas, don Alfonso, ¿le sello la factura?”, cosas así. Y si estás ocupado, el tipo te dice: “Ok, señor, paso en otro momento y disculpe las molestias”. Así daría gusto poner mi guita ahí. Todo por un buen servicio. No sé, se me ocurrió.
Durante un instante eterno todos miramos sin decir palabra al expositor de tamaña idea. Luego, recobré el sentido de la realidad y le largué sin anestesia:
- Flaco, creo representar la voz de la mayoría al decirte que sos un pelotudo serial. Ahora bien, dos cosas a tu favor: una, ¡que bien argumentás tus boludeces! Y dos, gracias a tu intervención podemos retomar el problema que nos convoca.
El flaco hizo una media sonrisa, no sabiendo si lo estaba halagando o echándole tierra encima. Aproveché para captar la atención del resto:
- Necesitamos una idea, organizar algo para recaudar, sino se nos viene abajo el Clú. Hay que aprovechar ahora que estamos más o menos bien con el fulbo, a pesar del empate último. No sea cosa que se nos acabe la racha y nos emboquen una goleada.
- ¡Organicemos una rifa! –exclamó el Nono.
- Nooo, en la última no compró nadie un mísero número –dijo el Mamasa.
- Porque los premios eran chotos –respondió el viejo.
- ¿Qué decís? Un tele blanco y negro que andaba rebien y una comida en la parrilla del Rolo. ¿Qué querés por un peso el número? –se defendió la bestia.
- Tenés que poner algo más caro, boludón –se obstinó el progenitor.
- Si, pero entonces tenés que cobrar más caro el número y la gente no tiene un mango –dije como si estuviera descubriendo la teoría de la relatividad.
El Ruso pidió la palabra, se la di y argumentó:
- Yo creo que para que la gente garpe hay que darle a cambio algo piola, algo que disfrute, que la haga sentir bien.
- Vendamos consoladores, entonces – pronunció el Loro.
Estalló una carcajada general por la ocurrencia, pero el Ruso siguió:
- Cortala zángano, hablemos en serio. Hagamos algo que pueda repetirse, que la gente lo hago propio.
- ¿Y qué idea se te ocurre, Ruso? – le pregunté atentamente.
- Un baile – dijo sonriendo.
La primera reacción de todos fue negarse, por una cuestión instintiva de oponerse a todo. Pero de a poco fue ganando terreno la propuesta y todos empezaron a aportar:
- Hagamos una gran bailanta –pidió el Cadena
- No, no seas grasa, que sea todo marcha, como se usa ahora –respondió el Eze.
- Cualquier cosa, menos tango –rogó el Loro
- Los bancos no deberían cobrar ese servicio a domicilio –insistía el flaco autistamente.
- ¿Y si lo hacemos conceptual? –pregunté
- ¿LO QUÉ?!! –preguntaron todos a la vez.
- Bueno, creo que así se dice, cuando es un tema, un motivo. Un baile con música de los años 60, 70 y 80.
Menos el Nono y el Eze, a los demás le cabía alguna de esas épocas, así que aprobaron satisfechos.
En ese preciso instante se empezó a oír una melodía pegadiza. Era “Fiebre de sábado a la noche” de los Bee Gees. El flaco había buscado y encontrado un cidí con varios temas y lo había puesto en el equipo de música. Pero no solo eso, sino que empezó a bailar cual Travolta del subdesarrollo, con movimientos no del todo desagradables. Todos nos entusiasmamos y empezamos a hacer palmas. El flaco se animó más y de un salto trepó a la mesa grande de reuniones. Estaba poseído. Hizo un par de giros riesgosos, movimientos ondulantes de cadera, ademanes armónicos, un semi profesional el tipo. Cuando ya terminaba la pieza, realizó un giro total y se lanzó hacia la cabecera patinando sobre sus rodillas. El envión fue bastante fuerte, eso, más lo lustroso de la mesa, hizó que el flaco siguiera deslizándose hacia la punta donde estaba sentado el Mamasa, su enemigo natural, quien vestía una remera negra con la desafiante inscripción: “El Roña Castro se la come”. Cuando ya descontábamos un encontronazo con el mamut, a escasos centímetros de la colisión, el Mamasa apenas levantó su codo haciendo que el flaco perdiera estabilidad al chocar con él y se estrellara contra un armario que contenía diferentes trofeos de lejanas épocas gloriosas del Clú.
El estruendo fue ensordecedor. Todos fuimos rápido a evitar que se rompieran más cosas, entre puteadas varias al autor del desquicio.
Pudimos recuperar bastante y no dejamos de insultar a toda la parentela del flaco. Cuando terminamos de acomodar más o menos, nos volvimos a sentar para recobrar la tranquilidad. Fue ahí cuando desde el lugar del siniestro, se oyó la voz débil del accidentado:
- Muchachos, disculpen que los joda, pero, ¿podrían llamar a una ambulancia? Gracias.
Y se desmayó.

CONTINUARÁ

7 comentarios:

lino dijo...

ADENOZ
QUerido amigo ADENOZ, tantos comentarios referidos a LA MABEL demuestran que sos un perrito faldero de ella (chiste y tomalo como de quien viene)
propongo para EL CLÚ
EL BAILE: EL PASO DEL ELEFNANTITO
o PROMENADE (paseando al perrito de Gershwin) hace furor en las disco
y sino CAMINATA LUNAR de MICHAEL JACKSON
te ruego que pases por casa, si, nadie viene.

JUEGOS PARA RECAUDAR FONDOS: uno nuevo, : la papa en la cuchara sostenida por la boca, mientras todos están embolsados hasta la cintura con bolsas de arpillera y saltna con todo eso a la meta, el que llega primero gana ¿no es un juego novedoso?
jajaj
saludos

¡Jotapé! dijo...

Desde ya anticipo que en esa fiesta va a haber pelea de mamados. Ojito.

magu dijo...

SOBRINO ADENOZ:

Propongo para bailes de TU CLÚ: EL Pericón que está de ultimísima moda acá en el High BUENOS AIRES, y también el MINUÉ. Tengo un profesor francés que le puede enseñar a LAS HORMIGUITAS para que bailen con los socios. También tengo unos bonitos vestidos de baile de cuando yo era jovencita y bailaba en el RITZ de PARIS con tu tío ADENOZ PRIMERO.
Bueno, he perdido mis lentes y te escribo par coeur, no veo nada.
Sobre juegos de salón y concurso
recaudarías mucho dinero con algo que está en boga y es furor en Europa entera (la del oeste, por su puesto) : se llama Dígalo con mímica
bueno sobrino, saludos a ti y a LA MABEL (¿cuándo usarán el título nobiliario que tanto te empeñás en negar?)
AU REVOIR
Tía magù (desde el tunel del tiempo)

♥Anita♥ dijo...

Pobrecito el Flaco,che!!! llamaron a la ambulancia,no?

Ade, no me puedo reir de esta manera, no viste q estoy convaleciente( sorry si no se escribe asi).

Propongo tambien, q vayan vestido de cada década y hagan concurso de mejor vestuario y el q mejor baila, el premio será una noche con alguna Hormiguita o con el Pollo, que te parece Presi.

Saludos a la Mabel, q es una grosa de verdad y a ud por supuesto.

magu dijo...

Adhiero a eso del baile de época que es tan lindo, vestidos de la década del 20, 30, 40 etc. Es más, siempre digo en casa: tendrían que hacer un concurso de canto en la tele pero no de popstar que tienen temas horribles y latinos melosos, sino uno de música hasta la época de Elvis Presley. Balbuena tiene en su cara un aire a Elvis Presley pero sin el spray ni el encanto de la candidez de Elvis. ¿no?

magu dijo...

ADENOZ
POné amigos google friend y seguidores
dale

qué pasa ?

lino dijo...

vamos don adenoz
vuelva
lino